Una testigo protegida de la investigación contra el empresario del porno Torbe -Ignacio Allende Fernández-, ha implicado en el caso a dos futbolistas: David de Gea e Iker Muniain.

La doble declaración de esta mujer, incluida en el sumario de la Operación Universal que se instruye en el juzgado número 29 de Madrid, señala a Torbe como el cabecilla de una red de prostitución que abusaba de mujeres españolas y extranjeras, alguna de ellas menores de edad.

La víctima detalla todo tipo de abusos por parte de la red y cita un episodio con Muniain y otro futbolista -no identificado- en un céntrico hotel de Madrid en 2012. "Tras dejar a TP3 (nombre en clave de la testigo protegida) en la habitación con la otra chica, Torbe le manifestó que tenían que estar con los futbolistas, teniendo que acceder a todo lo que ellos quisieran y que cobrarían bastante dinero. Ante la negativa de TP3, Torbe la cogió fuertemente del brazo, no dejando réplica alguna, teniendo que acceder a realizar todo lo que ellos quisieran, manteniendo relaciones sexuales con la chica nueva y ella", cita la declaración a la que ha tenido acceso eldiario.es.

Relacionado:  EL FALSO FUTBOLISTA: Se hizo pasar por jugador del Chelsea y gastó en lujos

Unas palabras que corrobora el informe policial, que detalla que las dos chicas "fueron abusadas sexualmente por parte de los chicos" y que tras satisfacerles sexualmente, estos las insultaron y amenazaron.

La testigo protegida, en una comparecencia posterior, puso nombre a los protagonistas del incidente en el hotel: Iker Muniain y un segundo jugador cuyos datos no han salido a la luz. Una cita que, según sus palabras, habría pactado De Gea con el propio Torbe.

Relacionado:  Lionel Messi y un gesto de crack a un periodista con cáncer