COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Dos finales, una semifinal y un acceso a cuartos de final. Si bien no llegó a dar la vuelta olímpica, el ritmo que traía Atlético Madrid en sus últimos cuatro años de competencia en la Champions League era destacable. Sin embargo, en la presente edición, los dos empates ante el Qarabag FK lo terminaron condenando a tener que vencer al Chelsea en la última jornada del Grupo C (empató) y a depender del resultado entre Roma y el conjunto armenio (ganaron los italianos 1-0) para avanzar. No lo logró. Y deberá buscar su suerte en la Europa League.

“Nos quedamos afuera cuando le sacamos más puntos al primero que al último. No buscamos excusas y nos hacemos responsables. El equipo está y va a competir por la Liga, la Europa League y la Copa del Rey”, hizo autocrítica y, a la vez, se envalentonó Diego Simeone.

Claro, no es para despreciar el segundo torneo a nivel clubes en el Viejo Continente. Pero el mal paso le costó dinero al club del “Cholo”. Mucho dinero. Según detalló el diario Marca, la pérdida alcanza alrededor de 25 millones de dólares. Las diferencias, más allá de los ingresos que se esfumaron en merchandising y venta de entradas, están a la vista. El pase a octavos de la Champions suponía un premio de seis millones de euros. Avanzar a octavos de la Europa League entrega 750.000. Esa distancia existe en cada instancia. Hay 20 millones de margen entre el finalista del certamen top y el del campeonato de segundo orden. Un abismo.

En 2012, El “Aleti” de Simeone ganó la Europa League. El objetivo, ante el traspié en Champions, se repite. La gloria, al menos, no discute los números en la tesorería.