La alegría de la victoria duró poco en Brasil. Y es que minutos antes de terminar el partido, Neymar salió adolorido tras recibir una dura falta que le dobló el tobillo.

Rápidamente, el cuerpo médico de la selección brasileña asistió al astro en el banco de suplentes para disminuir el impacto de la lesión y reducir el dolor del delantero.

En la conferencia de prensa, el médico de la ‘Canarinha’ reveló que Neymar sufrió “un esguince y se le generó un edema en la zona afectada. Le hemos tratado inmediatamente en el banco de suplentes y ahora sigue con el fisio. Tenemos que esperar 24 o 48 horas para entender mejor cuál es el alcance de la lesión. Hay que tener calma y paciencia”.

Las alarmas en Brasil ya se prendieron, ya que una lesión de esa magnitud podría dejar a Neymar fuera del próximo partido y muy posiblemente también del último.

Comunicación Social - Editor en Studio Fútbol - CM de @studiofutbolweb en Instagram