El jugador de Arabia Saudita Ali Albulayhi protagonizó una de las imágenes de la jornada del martes, cuando su compañero Salem Al-Dawsari marcó el 1-2 ante Argentina en el minuto 53, se acercó a Lionel Messi le dio un par de golpes en la espalda y durante unos segundos, cerca de su cara, le repitió en varias ocasiones un mensaje enigmático.

Después del encuentro, el mismo Albulayhi, en zona mixta, reveló qué le dijo al astro argentino, que primero reaccionó a sus palabras con un gesto de incredulidad y después con una sonrisa: “Le dije que no ganaría”.

En ese momento, el minuto 53, Argentina aún tenía más de media hora por delante para igualar e incluso remontar el marcador. Sin embargo, se cumplió la profecía de Albulayhi y Arabia Saudí se llevó la victoria para dar una de las grandes sorpresas en la Copa del Mundo de Qatar.

FUENTE: ESPN.