Luis Agustín Escriche se proclamó vencedor de la Séptima edición de la Mitja Marató del Caqui de l’Alcúdia. El corredor se impuso con un tiempo de 1h08’45”, aventajando en dos minutos al segundo clasificado. La victoria de Escriche se volvió viral por lo ocurrido en la línea de meta. El atleta decidió detenerse justo antes de cruzar la línea de meta y estuvo prácticamente 30 segundos esperando antes de de decidirse a levantar la cinta que le acreditaba como ganador.

El speaker instaba a Escriche a cruzar la línea de meta, sin entender por qué se había detenido. Después de la carrera se desveló el motivo. Batir el récord de la prueba conlleva un premio económico de 150 euros. Escriche lo consiguió en esta ocasión, rebajando el anterior récord de 1h09’20’’. El atleta decidió detenerse antes de llegar para no endurecer así la marca y poder volver a batirla en ediciones futuras. Su gesto provocó un gran revuelo en las redes sociales entre los partidarios de su comportamiento y los críticos.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO