Un inconveniente en la pista terminó en un escándalo afuera durante la ValleyStar Credit Union 300, en Martinsville, donde continúa el campeonato de la modalidad Late Model Stock. Los protagonistas del escándalo en la Nascar fueron Andrew Grady y Davey Callihan.

En una de las series de clasificación para la carrera, Andrew Grady se sintió perjudicado por Davey Callihan y decidió ir a buscarlo cuando los autos pararon en boxes.

Grady se acercó a Callihan y terminó agrediéndolo con golpes de puños mientras el otro piloto todavía se encontraba arriba del auto, que también recibió alguna patada.

Finalmente, un auxiliar decidió intervenir y sacó a Grady, quien habría reaccionado luego de una supuesta burla de Callihan cuando lo vio.