Carlos Orbe fue el árbitro VAR del Clásico del Astillero y se refirió a lo que fue la jugada que se revisó el día domingo en el Estadio Capwell donde se anuló un gol de Erick Castillo por una mano de Paco Rodríguez.

“En el protocolo de VAR habla de inmediatez y de mano sancionable en el inicio del app -es la fase previa del ataque del equipo- ¿Cómo ese equipo logró a obtener ese balón para que salga en ataque y concrete ese gol? ¿De una forma legal o no? Entonces, claramente el jugador está en una posición antinatural, abierto, además hay un movimiento adicional”, explicó Orbe en una entrevista con Mach Deportes

El juez fue claro en la actualización de la norma respecto a las manos sancionables: “El hecho que roce o desvíe en la cabeza ya no implica que eso no sea sancionable. Hace unos años sí era, tocaba en el cuerpo y luego en la mano y no se sancionaba (…) Un defensor que va a cabecear no va con la mano acá, además hay un movimiento adicional. Tenía todas las consideraciones para sancionarse esa mano”.

Al final y tras la revisión, el juez Franklin Congo decidió anular el tanto amarillo logrado a los 26 segundos del encuentro que se terminaría postergando al día siguiente al mediodía por falta de garantías y que Barcelona se terminó imponiendo por 3-1.