Está muy claro que nadie vive el fútbol como los argentinos, por eso su liga siempre deja imágenes espectaculares de este gran deporte global y todo lo que lo envuelve. ¿Se imaginan a un aficionado pidiendo un cambio de un jugador por otro al entrenador de su equipo? ¿Y que además este, no sólo le diga que sí, sino que además ejecute el cambio tal y como pide el aficionado?

Pues en la Primera División argentina ocurrió esta situación tan pintoresca que fue captada por las cámaras del medio TyC Sports. Durante un partido de Argentinos Juniors, uno de los aficionados del equipo que se encontraba en la grada exigió al entrenador, Gabi Milito, que hiciese un cambio para ayudar al equipo. El mítico exfutbolista argentino oyó la petición del hincha y decidió corresponderle. Preguntó al aficionado que sustitución haría, y este respondió que el equipo necesitaba un volante. Entonces, Milito miró a la banda a ver quién calentaba y se volvió al aficionado preguntándole “¿Quién? ¿Quién?”, refiriéndose a quién quería que entrase. El aficionado volvió a repetir el nombre de la posición que exigía reforzar y Milito un gesto de aprobación al hincha, para a la postre, ejecutar el cambio.

Una vez que el técnico de Argentinos dio la aprobación a la sustitución, el aficionado se volvió para la grada para decirle a sus compañeros de grada que había sido él quién había ordenado el cambio.

Gabi Milito fue preguntado en la rueda de prensa posterior al partido sobre esta peculiar situación y sobre el por qué se había decidido a hacer el cambio. La respuesta del entrenador fue para quitarse el sombrero: “Estamos en democracia. Libertad total. Me reclamaba (el aficionado) que pusiese a un volante. Yo le dije que perfecto, coincido, ¿a quién? (bromeaba y reía). Así todos nos sentimos protagonistas y participamos en la construcción del juego. Siguió insistiendo en el volante, pero no me decía a quién”.

El entrenador sopesó durante unos minutos la decisión, para finalmente ejecutarla. también habló de ello en rueda de prensa: “Esta decisión requiere de pensarla unos minutos, y la gente la quiere ya. Yo le dije, ‘para, te voy a poner al volante'”.

TOMADO DE MARCA