William Ribeiro, el jugador que ayer fue noticia por una tremenda patada que casi mata al árbitro Rodrigo Crivellaro, quedó en libertad bajo fianza. Así lo determinó la audiencia de custodia hecha este martes por la tarde.

En la noche del lunes, el Guaraní de Venancio Aires derrotaba 1-0 como local a Sport Club Sao Paulo por la Serie A 2 del Campeonato Gaúcho, cuando a los 15 minutos del segundo tiempo el juez le mostró la tarjeta amarilla al futbolista del elenco visitante, que reaccionó de la peor manera: lo derribó y luego le pegó una fortísima patada en la cabeza, dejándolo inconsciente. La ambulancia se tuvo que llevar al juez al hospital y el partido quedó suspendido.

William Ribeiro se fue del estadio detenido por la policía y luego se conoció que ya tenía antecedentes penales por amenazas, lesiones corporales y generación de tumultos, entre 2009 y 2021. Asimismo, el Sport Club Sao Paulo le rescindió el contrato y criticó lógicamente su actitud dentro del campo.

Hoy, se conoció que el futbolista fue puesto en libertad, aunque la fiscalía apelará esta decisión. Además, según la prensa brasileña deberá enfrentar un juicio el próximo año.