“La canción para mí, las emociones… Y ahora me voy a Wembley también”. Con esta declaración, el lateral de la selección italiana Leonardo Spinazzola confirmaba su presencia en Wembley para la gran final de la Eurocopa.

Una final en la que Italia buscará su segundo título, tras el conseguido en 1968. Inglaterra, por su parte, disputa su primera final de Eurocopa.

“El partido será un 50-50, ellos son muy fuertes, con muy buenas individualidades y un banquillo joven. Tienen una defensa dura, pero somos un gran grupo y podemos conseguirlo. No puedo esperar para unirme a mis compañeros en Londres”. De esta forma, el jugador de la Roma dejaba claro que asistiría a la final.

El jugador cuenta la emoción que sintió cuando sus compañeros le dedicaron una canción después de eliminar a España en semifinales. Fue entonces cuando supo que estaría en Wembley con todo el equipo.

Después de la Eurocopa, el jugador regresará a casa para iniciar la recuperación de su operación de tendón de Aquiles. “Lo importante es levantarse, nunca debemos dejar de creer en las cosas”, finalizó.

FUENTE: MARCA.