En medio de un contexto en el que Brasil es el segundo país con más infectados y fallecidos por el Covid-19, el entrenador del seleccionado brasileño de fútbol Tite fue vacunado con la primera de las dos inyecciones. El preparador recibió la primera dosis desde un vehículo, en el puesto de vacunación montado en el Parque Olímpico de Río, en el barrio de Barra da Tijuca.

“La ciencia y la medicina son fundamentales para nuestra vida y nuestro futuro. ¡Vacuna sí! Es un sentimiento que mezcla el alivio por recibir la primera dosis y estar más cerca de ser inmune, y la esperanza de que la vacuna llegue lo más rápido posible a todos”, remarcó el entrenador.

Los trabajos de Tite al frente de la selección pentacampeona del mundo se han visto interrumpidos y perjudicados debido al agravamiento de la crisis sanitaria en Brasil, donde el Covid-19 ya deja más de 13 millones de contagios y 331.000 muertes.

Ubicado detrás de Estados Unidos en cuanto a víctimas, los cariocas viven actualmente el peor momento de la pandemia, con un sistema de salud que está al borde del abismo, unido a la falta de medicamentos esenciales para los pacientes graves en algunas regiones tales como el Amazonas que ya comienzan a producir nuevas variantes de coronavirus con características aún más dañinas.