El gobierno de Angela Merkel endurecerá las restricciones a la población alemana ante la pandemia de coronavirus y ampliará la prohibición al público en los estadios de fútbol, ​​que los organismos deportivos esperaban aliviar.

Las autoridades también fortalecerán sus controles para garantizar que se respeten los períodos de cuarentena. De no ser así, impondrán multas, según un borrador de acuerdo negociado por el gobierno federal y las 16 regiones alemanas, del cual AFP ha obtenido copia.

Incluso si la propagación del virus es “en la actualidad todavía significativamente menor que el pico alcanzado en marzo y abril”, las autoridades señalan que “en las últimas semanas, el número de infecciones ha aumentado nuevamente”. El país registra alrededor de 1.500 nuevos casos diarios, el más alto desde finales de abril. El récord se estableció en 6.000 a principios de abril.

Relacionado:  Anderson Ordóñez es considerado como una de las promesas de la Bundesliga

“Los eventos, las celebraciones y la movilidad ligadas a las vacaciones son especialmente propicias para la propagación del virus”, dice el borrador, que recuerda que “este aumento de los meses de verano debe tomarse con especial seriedad “. Alemania espera además un nuevo aumento en los meses de otoño e invierno.

Se impondrán multas de al menos 50 euros en caso de incumplimiento del uso de máscara en los lugares donde sea obligatorio y se extenderá hasta fin de año la prohibición del público en estadios, lugares culturales, festivales o ferias, afirma el proyecto.

Este es un gran golpe para los clubes de fútbol de todo el país, que esperaban poder comenzar a traer parcialmente a sus fanáticos de regreso a los estadios con la nueva temporada a punto de comenzar.

Relacionado:  (VIDEO) ES COSTUMBRE: Bayern Munich goleó y sigue firma en la punta

La Liga Alemana de Fútbol, ​​en cooperación con la Federación, presentó el miércoles un borrador de flexibilización de las reglas destinadas a terminar con los partidos a puerta cerrada. En particular, las autoridades del fútbol propusieron, en un texto comunicado a los clubes profesionales, entradas nominativas para permitir el rastreo en caso de contaminación.

El propio ministro del Interior y Deportes, el conservador Horst Seehofer, abogó por el regreso de los seguidores a los estadios deportivos. En última instancia, fue contradicho por el Canciller y las regiones. “La población no comprende que mucha gente puede moverse en un espacio reducido, pero que no es posible un partido de fútbol con pocos espectadores espaciados”, dijo el jueves al diario Augsburger Allgemeine.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO