Mediante una videoconferencia por Zoom el artista marcial ecuatoriano Marlon ‘Chito’ Vera da sus impresiones de lo que fue su última pelea en la Ultimate Fighting Championship en Florida ante el chino Song Yadong, el pasado sábado.

Luego de 15 minutos divididos en tres rounds de cinco minutos ninguno de los dos peleadores pudo noquear o ganar por submisión a su oponente, por lo que el ganador quedó en manos de los jueces. Y a pesar de que la balanza estaba inclinada sobre Vera, la decisión final, y unánime, fue otorgarle el triunfo al asiático.

Para ‘Chito’ la decisión fue injusta y equívoca. En sus redes sociales acusó a los jueces de "estar drogados" y se cuestionó lo que habían visto los jueces para definir al ganador.

"Fue algo muy injusto (el resultado). Me preparé de la mejor forma y que los jueces simplemente decidan que no gane. La UFC no pone a los jueces".

"Tengo golpes en las canillas porque le pegué mucho. Tengo que seguir entrenando y en la siguiente pelea hacer que pague los platos rotos contra quien me toque", afirma Chito Vera en rueda de prensa.

Relacionado:  IMPERDIBLE: Marlon “Chito” Vera peleará con José Aldo el 19 de diciembre

"Lo único que sé es que la pelea la gané, y me lo dijo Dana White (presidente de la UFC), varios peleadores y todos en Ecuador".

"Le pregunté (a Dana White) por qué sucedió esto y me dijo que no podía hacer nada porque los jueces no los pone él. Me darán un mejor oponente para la próxima pelea como si hubiera ganado, porque gané".

"Esto es una prueba para ver que tan fuerte soy y como me enfrento ante la vida. Si hubiera ganado me sentiría increíble. Estoy un poco amargado pero eso no me quita el sueño de llevar un cinturón de la UFC", recalca Chito Vera.
"He tenido muchos mensajes de varios deportistas, no solo de luchadores, diciendo que gané la pelea. En la UFC tienes que vender y pelear bien; creo que tengo las dos", afirma Chito Vera.
"Si me ponen a elegir entre la revancha con Yadong o luchar contra un oponente pesado, tendría que ver cuál me conviene más. Si me toca pelear nuevamente con el chino, lo destruyo".
"La pandemia sí da miedo porque tengo que salir a entrenar todos los días y no quisiera contagiarme. Pero como equipo tomamos todas las medidas de seguridad. Estoy preparado para pelear con cualquiera".