La FIFA espera recibir este mes datos de un laboratorio de Moscú que podrían constituir evidencias de dopaje por parte de futbolistas en Rusia.

El organismo rector del fútbol mundial informó el martes que figura entre las organizaciones deportivas que recibieron, mediante una videoconferencia realizada la semana anterior, información actualizada de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) sobre las nuevas evidencias en el añejo escándalo ruso.

La AMA compartió información —de muestras examinadas incluso en 2015 y de manipulación que habría continuado hasta el 2019. Obtuvo los datos del laboratorio de pruebas de Moscú que se encuentra en el corazón de lo que habría sido el programa de dopaje auspiciado por el Estado.

Apenas la semana pasada, la AMA informó que sus investigaciones de 298 deportistas sospechosos serían entregadas a 27 federaciones internacionales y al organizador de un evento.

Relacionado:  (VIDEO) ESTE GOLAZO de Henry cumplió 16 años

“La FIFA participó en la explicación de la AMA en línea del 30 de abril y fue informada de que recibirá un paquete completo de archivos del caso a finales de mayo”, explicó el órgano rector del fútbol.

Se desconoce cuántos casos relacionados con el fútbol figuran entre los 298. Antes del Mundial de 2018 en Rusia, la FIFA y la AMA coincidieron en que la plantilla de 23 jugadores de la selección anfitriona no tenía implicación alguna en el escándalo.

“La FIFA trabaja muy cerca de la AMA para terminar la investigación lo antes posible”, aseveró la FIFA. Añadió que prepararía posibles medidas disciplinarias “en cuanto recibamos el paquete de archivos”.

Relacionado:  La selfie en Alemania que generó la polémica: "Solo una persona puede reír"

El año pasado, los investigadores de la AMA recuperaron evidencias de una base de datos del laboratorio en Moscú, como un paso relevante para esclarecer un escándalo que manchó varios Juegos Olímpicos, incluidos los de invierno realizados en 2014 en Sochi, Rusia.

Los investigadores encontraron datos que habían sido manipulados, lo cual abrió potencialmente una nueva serie de casos disciplinarios en múltiples deportes.

Las autoridades rusas niegan cualquier vínculo del Estado con estos casos y culparon al informante de la AMA, el exdirector del laboratorio Grigory Rodchenkov, de gestionar el programa de dopaje.