El coronavirus ha puesto patas arriba a la mayoría de los países. Las economías se resienten por el obligado confinamiento que se deriva para intentar detener el virus, sin embargo en Qatar la maquinaria de preparación para el Mundial 2022 no se ha visto afectada.

La obras en el país del medio oriente siguen adelante pese a la llegada del Covid-19. A pesar de que la FIFA sostiene que la vida es más importante que el fútbol, el organizador de la próxima Copa del Mundo sigue con sus planes.

Recientemente, Qatar anunció que cinco trabajadores habían dado positivo en la prueba por coronavirus. Todos ellos trabajaban en las obras de dos de los estadios que albergarán los partidos del próximo Mundial.

Relacionado:  Mbappé: "Es extraordinario jugar junto a Neymar, pero el PSG no es sólo él"

El Comité de Organización del próximo Mundial confirmó que “dos empleados que trabajan (…) en el proyecto del estadio Al Thoumama dieron positivo por COVID-19”, según indicó en un comunicado enviado a la AFP. “Por otra parte, tres trabajadores, uno del proyecto del estadio Al Rayyan y dos del proyecto del estadio Al Bayt, dieron positivo”, según el mismo texto.

Qatar se encuentra inmerso en la construcción de siete nuevos estadios, uno de los cuales ya está oficialmente abierto, además de reformar otro recinto. El Comité de Organización siguió las recomendaciones del Ministerio de Salud qatarí en el tratamiento de los casos detectados. Los trabajadores continuarán recibiendo sus salarios y tendrán gratuidad en los cuidados médicos, según el comunicado.

Relacionado:  1627 casos de coronavirus en Ecuador, 41 fallecidos

“Los que dan positivo son objeto de un seguimiento constante por profesionales del sector médico y permanecerán en cuarentena durante catorce días”, agregó el Comité.

Las obras de Qatar chocan con las declaraciones del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, sobre los riesgos a tomar durante el Covid-19. “Nuestra primera prioridad, nuestro principio, el que usaremos para nuestras competiciones y alentaremos a todos a seguir, es que la salud es lo primero… No vale la pena arriesgar una sola vida humana. Todos en el mundo deberían tener esto muy claro en su mente. Sería más que irresponsable forzar que las competiciones se reanuden si las cosas no son 100% seguras”.

Aun así, las obras de Qatar siguen adelante.