Gianluigi Buffon, genio y figura, volvió a evidenciar que es todo un caballero dentro y fuera de los terrenos de juego. Durante el himno de Suecia, San Siro se fundió en una unánime pitada que el meta italiano no vio con buenos ojos. Su respuesta fue clara: aplaudir de manera efusiva el himno rival.

Relacionado:  Un equipo de fútbol sueco salvó su vida de milagro

No es la primera vez que el portero de la Juve reacciona de esta manera ‘pidiendo’ a su afición más respeto con el himno de la selección rival. Ya ocurrió en su partido como locales contra España en la fase de clasificación o en otras ocasiones como en su enfrentamiento con Francia en 2016. El enésimo gesto de deportividad de todo un mito del fútbol italiano.

Relacionado:  Muere futbolista checo en accidente de autobús

El video: