Ronald Koeman tendrá una reunión de crisis a la vuelta al trabajo con Wayne Rooney. Un nuevo episodio ha saltado a la luz sobre el delantero inglés, que fue detenido la noche del jueves por la policía de Cheshire por conducir supuestamente bajo los efectos del alcohol en la zona cercana a donde vive. El técnico holandés no está dispuesto a permitir este tipo de conductas, a pesar de que el jugador tenía unos días de descanso debido al parón de la Premier por los partidos de selecciones.

Relacionado:  Mourinho advierte a Pogba que anteponga el fútbol al marketing

Según informa la prensa inglesa, Koeman habló con Rooney sobre estas conductas antes de cerrarse su traspaso desde el United y no está dispuesto a aguantarlas. Tanto que su futuro en el club podría estar en el aire si se repitieran. El Everton quiere que Rooney se convierta en un mentor para la cantera y con sus actos fuera de los terrenos de juego está dando una mala imagen a los jóvenes, algo que no piensan consentir.

Relacionado:  (OFICIAL) VUELVE A CASA: Wayne Rooney regresó al Everton