Siguen descubriéndose imágenes de la tremenda tensión que se vivió en el partido de vuelta de Copa entre el Barcelona y el Atlético, no sólo en el terreno de juego entre los futbolistas, sino también en la zona de los banquillos del Camp Nou. Cuatro ha desvelado la tiranteces que se dieron, en ciertas fases del encuentro, entre Simeone y el ‘Mono’ Burgos y Luis Enrique y Unzué.

Los gestos de ambos entrenadores fueron ostensiblemente contrarios hacia las decisiones del colegiado Gil Manzano, que no dejó a ninguno de los dos bandos. Esto derivó en conatos de enfrentamientos entre los máximos responsables de ambos banquillos. Hasta el punto que Simeone, según recogen las imágenes de Cuatro, acusó en un momento dado a Luis Enrique de haber empujado al cuarto árbitro, Carlos Sánchez Laso. El técnico argentino se lo espetó no una, sino varias veces, a uno de los asistentes (Ángel Nevado Rodríguez y José Manuel Fernandez Miranda fueron los titulares del partido).

Relacionado:  Toluca y Atlético de Madrid empataron en amistoso internacional

La acción a la que se refiere Simeone parece ser que fue un empujón de Luis Enrique Enrique a Unzué, que a su vez choca con el cuarto árbitro.

Pero es que además, Simeone y Unzué tuvieron más de un desdén entre ellos, con el ‘Mono’ Burgos expectante y Luis Enrique, en un segundo plano, aunque siempre pendiente de lo que estaba ocurriendo en la parcela de césped que está entre las dos zonas técnicas de los banquillos.

Relacionado:  (VIDEO) BAYERN: EL PRIMER GRAN CAMPEÓN EN TIEMPOS DEL COVID

De hecho, los jugadores de los banquillos fueron testigos, evidentemente, de lo que estaba sucediendo entre primeros y segundos técnicos de cada equipo, y esa tensión se trasladó a ellos, hasta el punto que al final del partido se pudo ver a Aleix Vidal haciendo un corte de mangas, presuntamente, a Simeone.