Sir Alex Ferguson revela el motivo por el que decidió aparcar su larga trayectoria en el banquillo del Manchester United. Según confesó en una entrevista para Telegraph, la muerte de la hermana gemela de su esposa, Bridget Robertson, fue el desencadenante que propició su adiós de Old Trafford.

Tras la muerte de Bridget en octubre de 2012, Ferguson sintió que tenía una deuda con su esposa, con quien se casó en 1966: “Ella siempre esperó por mío. Incluso cuando llegaba a las dos o tres de la mañana”, asegura el exentrenador de los Red Devils.

Sobre su etapa en el United, el técnico destaca que “nunca tuve miedo de probar cosas. Siempre estaba dispuesto a tomar riesgos para ganar partidos. Además, mis convicciones sobre los jóvenes siempre han estado allí. Realmente creo en la gente joven.

En el transcurso de la amplia entrevista el escocés también habla del manejo de los egos de los jugadores que pasaron por su equipo: “No me molestaba tratar con esos egos, hay que aceptar algunas cosas. Cristiano Ronaldo a menudo se miraba en el espejo, amándose… Pero era una vanidad bonita. Sus compañeros le tiraban botas, suspensorios y todo tipo de cosas. A veces piensas: “¿Cómo es posible que conduzcan un Ferrari?” y piensas que es algo con lo que tienen que vivir. Además no van a conducir por la ciudad cuando pierden o cuando son colistas de la Liga”.