Las declaraciones de Octavio Zambrano sobre la supuesta alteración en la edad de Andy Casquete han levantado una vez más el debate sobre el control que tiene la Federación y la FIFA sobre la edad de juveniles quienes pueden ser objeto de alteración.

Ante esto la principal pregunta que se hace es, ¿cómo se controla esto?

A NIVEL DE FEF:

Se piden los documentos válidos y legales: La partida de nacimiento, la cédula de identidad y el pasaporte del jugador, con esos documentos se procede a la inscripción de jugadores. Así mismo en las asociaciones provinciales se debe ingresar la documentación de ley.

Esta documentación debe emanar de los organismos de estado competentes para el caso, es decir, Registro Civil y Cedulación debe haberlos emitido.

En caso que hayan pruebas conducentes a creer que efectivamente existe adulteración de datos, la FEF y una comisión designada se dedica a la investigación de revelar si esos documentos han sido falsificados desde su emisión (entidades competentes) o al momento de ser inscritos en la asociación provincial o en la Federación.

En cualquiera de sos casos se sigue el juicio penal pertinente

A NIVEL DE FIFA:

Cuando existe un torneo internacional y la FIFA tiene sospechas necesarias para elaborar un estudio sobre si un jugador es mayor a lo que dice su documento, se aplican diferentes estudios científicos.

RESONANCIA NUCLEAR MAGNÉTICA: Se realiza en las muñecas, los huesos nos sirven para identificar la evolución de los mismos con la edad a través de dos procesos diferentes: La osificación y el desgaste óseo. Desde el nacimiento hasta aproximadamente los 20 años de edad, es la osificación la señal más indicativa de la edad de una persona. Conforme van pasando los años, y dependiendo de cada hueso, van apareciendo puntos de osificación a partir de los cuales se forma hueso nuevo, lo que provoca un aumento del grosor y de la longitud constante con el tiempo

PRUEBAS MOLARES: De la misma forma que los huesos, los dientes son una guía para conocer la edad de una persona a través del estudio de su mineralización y, también, de su desgaste. la presencia de un tercer molar completamente desarrollado (independientemente si ha llegado a erupcionar o no) indica, con mucha seguridad, que la persona tiene 18 o más años. La maduración incompleta indica, con un 90% de probabilidades, una edad inferior a 18 años.

Ambas pruebas están aprobadas por el Centro de Evaluación e Investigación Médica de la FIFA (F-MARC)

Relacionado:  ¿Qué planea Antonio Valencia?