Vanderlei Luxemburgo, técnico del Flamengo, criticó con dureza a la Federación de Fútbol del Estado de Río de Janeiro (FERJ), a la que tildó de actitudes “propias de una dictadura”, y finalizó la rueda de prensa con cinta adhesiva en la boca, a modo de mordaza, como forma de protesta.

La original actitud del exentrenador del Real Madrid tuvo lugar durante una conferencia de prensa y fue una reacción a la sanción que le impuso la FERJ, y que le prohíbe dirigir al equipo el domingo, cuando el Flamengo se enfrentará al archirrival Fluminense, en el estadio Maracaná, por el Campeonato Carioca.