Diego Pablo Simeone se abrazó a su hijo Giuliano, que hace de recogepelotas en el Vicente Calderón, tras los dos goles del Atlético de Madrid ante el eterno rival. Sin dudas que en la familia del ‘cholo’ los colores rojiblancos ya se han pegado a fuego.

Relacionado:  El Atleti no pudo ganar, pero ya tenía asegurada su clasificación