El presidente del Bayern de Múnich, Uli Hoeness, criticó con dureza al extécnico del equipo bávaro Louis Van Gaal.

“El problema no es que Louis sea Dios, sino que cree que es el padre de Dios. Antes de que el mundo existiera, Louis ya estaba allí”, declaró Hoeness en una entrevista al diario ‘De Telegraaf’. El directivo bávaro criticó de esta manera las declaraciones del técnico holandés en las que se atribuía parte del mérito de la contratación de Guardiola por el Bayern de Múnich.

“Van Gaal es un buen entrenador e hizo un buen trabajo después de la mala experiencia con Jurgen Klinsmann -su predecesor-. Tiene, por tanto, una parte de ‘culpa’ de que el Bayern funcione tan bien, pero nada más que eso. Desde entonces no ha vuelto a contribuir en nada y no tiene nada que ver con la llegada de Guardiola”, aseguró el directivo.