COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Kylian Mbappé ha publicado una carta en The Players Tribune en la que le hace un guiño a Zidane y al Real Madrid, que tiene al delantero del PSG como uno de sus principales objetivos para un futuro muy cercano.

Mbappé recuerda en esa carta los días en los que estuvo entrenando en el Real Madrid cuando era un niño y su relación con Zinedine Zidane. “Justo antes de cumplir 14 años, tuve una sorpresa increíble. Mi padre recibió una llamada de alguien en el Real Madrid invitándome a venir a España para una sesión de entrenamiento durante las vacaciones. Fue una sorpresa, porque en realidad le habían dicho a mi padre: “A Zidane le gustaría ver a tu hijo”. En ese momento, Zizou era el director deportivo del club. Por supuesto, fue como estar en la luna. Estaba desesperado por ir”, dice Mbappé en esa carta.

Te podría interesar:   Zidane: "No estoy preocupado, pero debemos estar más atentos"

El francés continúa diciendo que “no fue tan simple. Los ojeadores estaban comenzando a venir a nuestros partidos y estaba recibiendo algo de atención por parte de los medios. Cuando tienes 13 años, no sabes cómo manejar esto. Había mucha presión y mi familia quería protegerme de todo eso. Era mi decimocuarto cumpleaños esa semana y lo que no sabía es que mis padres estaban organizando todo con mi equipo de entonces para poder llevarme a Madrid como regalo. No le dijimos a nadie a dónde íbamos. Ni siquiera se lo dije a mis amigos más cercanos, porque estaba demasiado nervioso. Si las cosas no iban bien, no quería volver a mi vecindario y decepcionarlos”.

Te podría interesar:   Interés real del Inter de Milán por Semedo

Su encuentro con Zidane

El momento más importante, según cuenta Mbappé, es cuando se cruzó con Zidane, ya en Valdebebas. “Nunca olvidaré el momento en que llegamos al centro de capacitación desde el aeropuerto. Zidane nos recibió en el párking junto a su automóvil, y era un automóvil realmente agradable, por supuesto”.

Te podría interesar:   (VIDEO) Amargo empate para el Madrid y DOLOR para Zidane

El delantero no olvida ese momento: “Nos saludamos y luego se ofreció a llevarme al campo para entrenar. Estaba señalando el asiento delantero como diciendo, “Sigue, entra”. Pero me congelé y le pregunté: “¿Me quito los zapatos?” ¡Jajaja! No sé por qué dije eso. ¡Era el auto de Zizou! Él lo vio divertido. Y dijo: “Claro que no, vamos, entra”. Me llevó al campo de entrenamiento, y estaba pensando para mí mismo, estoy en el auto de Zizou. Soy Kylian de Bondy. Esto no es real. Todavía debo estar durmiendo en el avión. A veces, incluso cuando realmente estás viviendo algo, te sientes como en un sueño…”.