Matías Oyola, ex-jugador de Barcelona Sporting Club, pero que tendrá su Last Dance en la Noche Amarilla 2023, conversó con DE UNA por STUDIO FÚTBOL y MARCA 90 acerca de varios temas, entre esos, el sabor amargo del 2009, cuando los amarillos casi descienden a la Serie B.

“Son muchos los momentos lindos. El fútbol tiene esas cosas de que no siempre son lindos. Los mejores recuerdos son los campeonatos. La llegada al país es lo que más recuerdo, porque me enfrentaba a algo nuevo. Había un poco de miedo, por el salir y ver con qué me iban a encontrar”, expresó.

Luego, agregó: “Por internet vi cómo era el club. ‘Chelo’ Delgado me contó cómo es la experiencia. Amigos me decían que iba al más grande del Ecuador. Pero una cosa es que te lo diganm, otra cosa es ya estar. Pero llegué y me sentí muy bien rápido. No esperé tantos periodistas en el aeropuerto, el calor de la gente, debutar en Portoviejo y ver a mucha gente tan pasional. El sentimiento del hincha de Barcelona es inigualable”.

También, contó: “A mí me llamó el representante, era Leo Rodríguez. Me contaron de Barcelona, que estaba ‘Pocho’ Harb a cargo. En la incertidumbre, siempre cuando uno toma decisiones siente eso, porque son momentos de decisiones. Y bueno, me dijo que me querían en Barcelona, conversé con Pocho, tiene su personalidad y carácter, pero hablamos bien y tomé la decisión acertada”.

Finalmente, del año más amargo, contó: “Aunque no nos fue bien al inicio, porque en 2009 no le podíamos ganar a nadie y decía ‘la puta madre’. ¿Y si descendemos? Wow, por suerte todo acabó bien y 12 años después mira dónde estamos. El proceso fue muy complicado”.

Nota de: Víctor Loor Bonilla

Comunicador Social - @victorloorb - Editor e investigador editorial en Studio Fútbol desde 2014 - Director de Direct Fútbol desde 2018 - Panelista del programa Futboleros en WQ Radio desde 2022