Luka Modric no fue titular ante el Athletic en San Mamés. El croata se quedó en el banquillo hasta que en la segunda parte, Carlo Ancelotti le sacó al campo sustituyendo a Marco Asensio. El italiano quería con Modric en el terreno de juego, el Real Madrid tuviese más balón y de esta manera, no sufrir tanto los ataques de un Athletic que estaba volcado en lograr el empate.

Antes de entrar en el campo, grabaron el ritual que tiene Modrić con sus espinilleras. En ellas, el croata tiene una foto de su familia -su mujer y sus tres hijos- y les da un beso a las espinilleras en varias ocasiones. Un ritual que el propio Modrić ha explicado en varias ocasiones que le da suerte. “En el calentamiento siempre salto pisando el césped con la bota izquierda primero y antes de salir me quito mi anillo y la cadena. Siempre beso a mis espinilleras donde tengo a mi familia”, explicó Modrić.

TEXTO TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO