La protesta y posterior derrota de Alemania en su estreno mundialista de Qatar ante Japón tuvo una inesperada crítica por parte de Eden Hazard, capitán de Bélgica.

“Les hubiera ido mejor si no lo hacían y ganaban el partido, en cambio. Estamos acá para jugar al fútbol. Yo no estoy acá para mandar un mensaje político, para eso hay gente mejor preparada para eso. Queremos estar enfocados en el fútbol” expresó el jugador.

La polémica inició luego que la FIFA vetara el uso de la banda de capitán con el emblema ‘One Love’ y sí lo hacían podían venir sanciones económicas y deportivas. Varias selecciones europeas mostraron su descontento pero no como lo hizo la ‘Mannschaft’.