El portugués José Mourinho, entrenador de la Roma, declaró este miércoles que el objetivo de su equipo es pasar a los dieciseisavos de final de Europa League, ronda en la que “habrá equipos construidos para ganar la Champions”, en referencia al FC Barcelona, eliminado de la máxima competición europea.

La Roma de Mourinho está obligado a ganar al Ludogorets búlgaro para acceder a los dieciseisavos de final de Europa League, donde podría cruzarse con el Barça, que finalizó tercero en el grupo de la muerte de la Liga de Campeones y que, por tanto, cae a esa fase de la segunda competición europea.

“La ambición de los jugadores no es volver a ganar la Conference League, sino ir a los ‘playoffs’ de la Europa League, aunque habrá equipos que se han construido para ganar la Champions”, apuntó el setubalense, ex entrenador del Real Madrid.

“Solo tenemos un resultado disponible, que es la victoria, ya que queremos avanzar en la ‘Europa League’. Será un partido complicado, pero también para ellos -Ludogorets-, que de todos modos nos ganó en la ida”, añadió.

El técnico luso puso en valor a su rival, “un equipo que va a jugar sabiendo que tiene dos resultados de tres a su favor” pero “peligroso en el contraataque, con jugadores rápidos que pueden crear situaciones de peligro”.

Mourinho volvió a encomendarse a su afición para el trascendental partido, como ya hizo para el duelo ante el Betis. “La victoria en Verona nos ha dado positividad y el estadio estará lleno, habrá un ambiente de partido decisivo, como sucedió el año pasado contra Bodo, Leicester y Vitesse”, señaló.

Para el partido, el técnico podrá convocar a uno de sus mejores opciones para el ataque, el italiano Nicolo Zaniolo, al que la UEFA le ha rebajado la sanción por agredir al argentino Germán Pezzella, jugador del Betis, de tres a dos partidos.

“Me parece una rebaja justa, a mí como mucho me parece que tuvo que ser una sanción de una jornada. Tenerlo es importante para nosotros porque nos puede ayudar a ganar”, dijo.

Sin embargo, el jugador recibió una dura entrada el pasado lunes en Serie A y es duda: “Todavía no sé si podrá jugar o no, porque el hematoma era grande y el dolor era importante. A ver cómo se siente, me gustaría tenerlo disponible”.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO