El futbolista valenciano Pablo Marí (29 años) estará en torno a dos meses de baja después de haber sido apuñalado en la espalda este jueves por la tarde en un centro comercial de Assago (Milán). Un ataque en el que otras cinco personas fueron agredidas por un hombre de 45 años, perdiendo la vida una de ellas -un empleado del supermercado- mientras era trasladado al hospital.

El Monza, club en el que el central juega cedido esta temporada por el Arsenal, ha emitido un comunicado oficial en el que informa de que Marí ha sido operado esta mañana por el equipo de Cirugía General-Trauma del Hospital Niguarda de Milán para reconstruir los dos músculos dañados de su espalda.

El de Almussafes ha superado con éxito la intervención quirúrgica y seguirá ingresado dos o tres días, por lo que podría estar en la grada para presenciar el Monza-Bolonia que tendrá lugar el lunes, tal y como anunció él mismo después del ataque: “Estoy bien, el próximo lunes estaré en el terreno de juego”, agregó Marí después de relatar su dramática experiencia.

“Tuve suerte, vi morir a una persona delante de mí. Estaba con el carrito de mi bebé y sentí un dolor insoportable en la espalda. Después vi a un hombre apuñalar a una persona en la garganta frente a mí”, explicó Marí, titular en ocho de los 11 partidos de Serie A que ha disputado el Monza este curso.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO