Cruzeiro, propiedad de Ronaldo Nazário, regresó este miércoles a la primera división de Brasil tras pasar tres años en la categoría de plata.

El equipo de Belo Horizonte, uno de los clubes históricos de Brasil, garantizó su ascenso a la elite del fútbol brasileño con una goleada en casa por 3-0 ante el Vasco da Gama, en un estadio Mineirao abarrotado, ante la presencia de su propietario.

Ronaldo, quien compró el club en diciembre de 2021, vio el partido desde la banda, celebró los goles del equipo y saltó al césped tras el pitido final para felicitar a los jugadores.

“Esto es la guinda del pastel. Trabajamos mucho para conseguirlo”, dijo Ronaldo a la televisión brasileña nada más terminar el encuentro, agradeciendo a los jugadores, a la comisión técnica y a la afición.