La visita de la Atalanta dejó un peaje demasiado caro para la Roma de José Mourinho, que además de caer derrotada (0-1) ante el conjunto bergamasco perdió por lesión a Paulo Dybala y Lorenzo Pellegrini, dos de los mejores hombres del técnico portugués.

El maldito flexor

El argentino, nominado a mejor jugador de la Serie A del pasado mes de agosto, sintió unas molestias en el flexor izquierdo durante el calentamiento y fue sustituido en el once por el serbio Nemanja Matic, mientras que el capitán ‘rossonero’ “no quiso salir del campo con 0-1 para ayudar al equipo” a pesar de sentir “un tirón en el flexor”, explicó Mourinho una vez finalizado el encuentro.

Mourinho, expulsado

“Es otro problema. A ver si estos 15 días de parón son suficientes para recuperar a Lorenzo y Paulo”, concluyó el portugués, expulsado con roja directa por protestar airadamente la decisión del colegiado, Daniele Chiffi, de no señalar penalti en el área de la ‘Dea‘ tras un forcejeo entre Nicolò Zaniolo y Galeb Okoli.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO