Ya ha pasado un año de uno de los días más tristes de la historia reciente del barcelonismo. El 8 de agosto de 2021 en el Auditori 1899 Leo Messi se despidió entre lágrimas de FC Barcelona.

El crack argentino empezó un discurso ya entré sollozos -“No sé si voy a poder hablar- y acabó con la ovación de los presentes. Directiva, cuerpo técnico, plantilla… Todos en pie y aplaudiendo en un momento muy emotivo, de piel de gallina, para despedir al hasta entonces su capitán, Leo Messi.

“Es muy difícil esto para mí, después de tantos años, de hacer toda mi vida acá, no estaba preparado”, reconoció el argentino en un largo ‘speech’ de agradecimiento.

Y es que a Leo Messi le hubiera gustado salir del club de una manera muy distinta. “Me hubiese gustado despedirme de otra manera. Nunca imaginé mi despedida, porque no lo pensaba, pero creo que no lo hubiese imaginado de esta manera. Me hubiese gustado hacerlo con gente, en el campo, poder escuchar una última ovación de ellos, un último cariño. Los extrañé mucho durante todo este tiempo de la pandemia en el cual no podíamos jugar con público, y extrañaba eso, el poder tenerlos cerca, el aliento, el festejar un gol con ellos, el escuchar una ovación, que coreen mi nombre… y me retiro de este club sin verlo, ya van más de un año y medio y ya te digo, si lo hubiese imaginado hubiese sido con el estadio lleno, pudiendo estar cerca de la gente y pudiéndome despedir de ellos bien”.

El argentino, que pocos días después firmó con el PSG tras quedar libre con el Barcelona, dejó un deseo en el aire. “Ojalá pueda volver en algún momento a ser parte de este club en lo que sea, ojalá pueda aportar en algo para que este club siga dándole lo mejor y siga siendo el mejor del mundo”.

Un año después no se ha superado aún la marcha de Leo Messi. Es más, desde el propio club estas últimas semanas se ha especulado sobre una posible vuelta de Messi el próximo año, una vez acabe contrato con el PSG. Un año fútbolístico es mucho tiempo. El tiempo dirá si Leo puede cumplir su deseo de despedirse sobre el campo y con la gente coreando su nombre, de nuevo vestido de azulgrana. Aunque sea en Montjuic, donde el Barça jugará la próxima temporada.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO