El futbolista portugués Diogo Santos, actualmente en el modesto Felgueiras de la tercera división de Portugal, ha demandado a una empresa estadounidense que produce la popular serie de videojuegos FIFA por el uso indebido de su imagen y exige una indemnización superior a los 50.000 euros.

Según la denuncia presentada ante el Tribunal Supremo portugués, el centrocampista defensivo de 37 años pretende demandar al creador de estos videojuegos, el estadounidense Electronic Arts, «por vulneración de los derechos a su nombre e imagen».

Los juegos en cuestión son FIFA 2019 y FIFA MANAGER 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014.

Santos denuncia el mal uso de su nombre e imagen sin «recibir compensación alguna», y critica la «influencia negativa» que pueden tener en su carrera y vida personal los atributos físicos y técnicos que los juegos otorgan a su versión virtual.

Ante esta situación, el jugador portugués sintió «perturbación, asco y tristeza», según el máximo tribunal luso.

Así, Santos, que ha jugado en equipos como el Santa Clara, el Gil Vicente o el Brasov de Rumanía, exige una indemnización de unos 46.000 euros por daños materiales y unos 7.000 por daños no materiales.

Según la agencia de noticias portuguesa Lusa, el jugador presentó la denuncia ante el Tribunal de Braga (norte del país), que declaró no tener competencia para juzgar el caso, por lo que Santos apeló al Tribunal Supremo.

El futbolista portugués no es el primero en denunciar esta exitosa serie de videojuegos.

En noviembre de 2020, el sueco Zlatan Ibrahimovic del Milan criticó en Twitter el uso de su imagen en videojuegos sin su permiso, y este año el fallecido astro argentino Diego Maradona fue retirado de la FIFA por una disputa de derechos.

En 2003, el entonces portero alemán y del Bayern, Oliver Kahn, ganó una demanda contra Electronic Arts, que se vio obligada a indemnizarlo y retirar el juego «Copa Mundial de la FIFA 2002» de las tiendas en Alemania.

TOMADO DE MARCA

Comunicación - Editor y redactor de Studio Fútbol