Una vez finalizada la temporada 2021-22, en la que el Milan se proclamó campeón de la Serie A once años después, Zlatan Ibrahimovic (40 años) fue intervenido de su rodilla izquierda en Lyon y estará de baja entre siete y ocho meses. El futuro del sueco, con contrato hasta el 30 de junio, es una incógnita, y, aunque él siempre ha mostrado su predisposición a continuar en San Siro la oferta de renovación por parte del club sigue sin llegar.

“Seguro que no se equivocará”

“Conociéndole, no se va a rendir. Querrá acabar su carrera por todo lo alto, a pesar de que ganó el último ‘Scudetto’ con el Milan”, dijo en ‘Sky Sport‘ Francesco Totti al ser preguntado por el futuro de Ibra. “Es una elección que debe hacer él, seguro que no se equivocará. Esperemos a ver cómo reacciona su rodilla en cinco o seis meses”, siguió  la leyenda de la Roma, que actualmente se desempeña como representante de jugadores.

Las últimas informaciones apuntan a que Paolo Maldini Frederic Massara, responsables del área deportiva del Milan, le ofrecerán a Ibrahimovic una ampliación -hasta junio de 2023- a la baja, con un salario que se elevará hasta los siete millones de euros al año, siendo los variables en función del número de encuentros que juegue, o no, el ex del FC Barcelona los que marcarán el importe total que termine ingresando.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO