Se viene la final de la Champions League y se enfrentarán Liverpool y el Real Madrid en París. Sin embargo, los de Inglaterra manifestaron su descontento con la UEFA luego de que tomara una decisión que repercute directamente en los jugadores y sus familiares.

Tras un gran año futbolístico, está claro que el equipo que se consagre campeón del torneo buscará celebrar a lo grande con sus seres queridos. Sin embargo, tendrán que quedarse con las ganas ya que la entidad que se encarga de regular el torneo puso una prohibición que les impedirá la celebración a todo trapo.

Por disposición de UEFA, las familias de los futbolistas que ganen la Champions League no podrán bajar al campo de juego. El organismo europeo explicó que tal decisión se debe a “razones de seguridad”. Esto llevó a un nuevo enojo por parte del Liverpool, uno más en la previa a la final ante el Real Madrid.

Es que no es la primera bronca del Liverpool ya que las entradas habían generado un gran revuelo luego de que otorgaran 20 mil tickets para ambos equipos. Incluso limitaron a 382 familiares y personal del conjunto inglés, lo cual según relató el portal de noticias Mundo Deportivo es un mundo mucho menor a lo que recibieron los de España.

Además el medio aseguró que los jugadores de Klopp están bastante molestos con que sus familiares no puedan festejar en el césped en el caso de consagrase campeones y el malestar con la organización se sostiene.

FUENTE: OLÉ.