Nunca fue el Bayern de Múnich conocido por cometer locuras en el mercado de fichajes. La crisis a raíz del coronavirus parece haber reforzado al club alemán en su filosofía de buscar y encontrar formas alternativas a la hora de seguir siendo competitivo a nivel internacional y, para ello, el hexacampeón de Europa ahora pretende ahorrar dinero subiéndole el sueldo a sus jugadores. Suena a controversia, pero en el Allianz Arena saben muy bien lo que hacen.

Hace ya más de dos años que el Bayern pagó 80 millones de euros al Atlético de Madrid para hacerse con los servicios de Lucas Hernández, al que convirtió en el jugador más caro de su laureada historia. Se trata de un dineral que los bávaros ni pueden ni quieren volver a gastarse. Teniendo en cuenta que dispone de una plantilla equilibrada en cuanto a edad, el vigente campeón de la Bundesliga prefiere renovar contratos e invertir (mucho menos) dinero en aumentos de sueldo para los suyos.

Kingsley Coman ha renovado hasta 2027, según informa el diario alemán Bild, pasará de 12 a cobrar 17 kilos brutos por temporada. De esta manera, el galo entraría en la élite salarial del club, donde Robert Lewandowski (24 millones anuales), Manuel Neuer, Thomas Müller y Joshua Kimmich (20 millones) también obtuvieron subidas de sueldo importantes por seguir vistiendo la indumentaria rojiblanca.

El próximo en cobrar más será Serge Gnabry, titularísimo tanto en el Bayern como en la Mannschaft. Su contrato expira en 2023 y quiere pasar de 10 a 15 millones anuales, una suma que la directiva del club tendrá que asumir teniendo en cuenta que su importancia sobre el terreno de juego se asemeja a la de jugadores como Leroy Sané o el propio Coman, quienes ya cobran más. Eso sí, tampoco quiere dinamitar el club su escalera salarial y lo puso a prueba dejando marchar a David Alaba gratis al Real Madrid debido al desmesurado sueldo que pedía el austríaco para renovar.

”La situación no es fácil teniendo en cuenta lo que pueden invertir algunos clubes. No hay nada que podamos hacer actualmente contra ciertas potencias financieras”, explicó recientemente el director deportivo del Bayern, Hasan Salihamidzic, y añadió: ”Tenemos que seguir siendo creativos y ser sexy para los jugadores de una manera diferente”. Esa manera pasa por pagarle más a los suyos. También a Lewandowski, el mejor pagado del club cuyo contrato expira en 2023.

Un mercado en el que el club sí quiere meterse de pleno es el de jóvenes promesas. De ahí que, según Tipsbladet, habría convencido a Jonathan Asp Jensen, perla danesa de la Sub19 del Midtjylland con tan solo 15 años, de dar el próximo paso en su carrera en Múnich. Jensen es considerado uno de los mayores talentos del fútbol internacional y tiene contrato con el Midtjylland hasta 2023, por lo que los bávaros tendrán que abonar una cantidad, de momento desconocida, por el futbolista. Eso sí, nada tendrá que ver con lo que se paga en el mercado de jugadores profesionales.

TOMADO DE DIARIO AS