Xavi Hernández dejó clarísimo en su presentación como nuevo entrenador de Barcelona que Ousmane Dembélé es una pieza imprescindible para su equipo y que el club debería renovarle lo antes posible. Incluso se atrevió a presionar a Joan Laporta y al director de fútbol, Mateu Alemany, para acelerar las negociaciones y conseguir la firma pronto.

“Para mí, Dembélé en su posición, bien trabajado, puede ser el mejor futbolista del mundo. Se tiene que sentir feliz y cómodo, tiene que trabajar, pero por condiciones no tengo ninguna duda de que puede ser un crack mundial. Depende de él, de su mentalidad, de cuidarlo y se lesione poco. No tengo dudas. Es prioritaria su renovación”, había dicho el ex Al Sadd.

El extremo francés termina contrato en junio de 2022, hecho que significa que, a partir del próximo 1º de enero, ya podrá negociar libremente con cualquier equipo sin tener que comunicárselo al Barça. Su salida en junio es un caramelo para varios equipos europeos de primer nivel, que ven en Dembélé a un futbolista desequilibrante y que podría llegarles gratis.

ratis entre muchas comillas, ya que habrá que abonarle un buen salario y acordar una prima de fichaje con su representante, Moussa Sissoko, que en estos momentos prorroga la oferta de renovación que le dejó el club catalán sobre la mesa.

En Barcelona hay preocupación por la actitud del agente de Dembélé. Porque el panorama no luce claro. El jugador quiere seguir, pero Sissoko no concreta. Hace semanas que alarga la respuesta a la oferta de ampliación de contrato, con lo que la institución culé no sabe todavía si las condiciones gustan o no al futbolista. En un mes, el internacional francés podrá negociar con cualquier club, lo cual la entidad blaugrana no desea que pase.

Esta opción, sin embargo, sigue abierta, tal y como dejó entrever este miércoles el CEO blaugrana, Ferran Reverter: “Por supuesto que podemos renovar a Dembélé. Igual, tardamos un poco más, es verdad, porque tal y como está la situación nos lo miramos con mucho detalle”.

Pese a que Xavi lo quiere y que está construyendo un proyecto en el que el extremo debe ser la referencia en ataque, en el club no consiguen convencerlo para que firme la extensión. Y si la situación se extiende, más propuestas tendrá sobre la mesa. Algunas, con mejores condiciones que las ofrecidas por el Barça, que inicialmente le propuso una rebaja salarial por la grave crisis económica de la entidad.

A día de hoy, los salarios siguen bordeando el 90% de los ingresos, con lo cual, una mejora de sueldo sin antes vender a algún futbolista importante como Philippe Coutinho es inviable para las arcas del club y para el límite salarial acordado con LaLiga, que ahora en Barcelona sobrepasa más del 400%.

“He hablado con él. No te voy a decir lo que he hablado, pero está muy feliz aquí. Vamos a ser positivos para que renueve, para mí es fundamental”, había comentado Xavi tras el partido ante Benfica en el Camp Nou.

Fuente: Directv Sports

Comunicación Social - Editor en Studio Fútbol - CM de @studiofutbolweb en Instagram