Jorge Sampaoli apareció en escena en la previa al gran partido del fin de semana entre Olympique de Marsella y Saint Etienne, por la cuarta jornada de la Ligue 1, y fue inevitable que se refiriera a los lamentables incidentes ocurridos el pasado domingo en Niza, que llevaron a que el juego se cancelara a 15 minutos del final.

El entrenador argentino dio su versión de los hechos y criticó a las autoridades por querer dar por terminado el compromiso con victoria 3-0 para el duelo de casa, a pesar de que las condiciones no estaban dadas para continuar.

«Sólo voy a contestar una pregunta sobre los incidentes de Niza y luego voy a hablar de fútbol, ​​eso es lo que más me importa y me interesa», empezó el santafesino en rueda de prensa.

«Vamos a contar lo que pasó. De lo que pasó, la historia nos ha enseñado que no es aceptable atacar a alguien porque tiene una camiseta o una opinión diferente. Es una discriminación que no se puede aceptar ni en la vida ni en el fútbol» , valoró el ex seleccionador de la Albiceleste en la continuidad de su relato.

De todas maneras, el estratega del conjunto focense siguió para transmitir las sensaciones que se vivieron en Niza. «El domingo teníamos miedo, la afición contraria agredió a nuestros jugadores y la seguridad los liberó. Algunos dirigentes de Niza no condenaron su comportamiento, y peor aún, lo aplaudieron. Entramos al campo para defender a nuestros jugadores porque nadie los defendía. A nadie le gusta ver este tipo de escenas. Pido perdón a los jóvenes que vieron este partido. Tenemos que crear una sociedad mejor», agregó.

A su vez, frente al cargo que se le imputa, Sampaoli quiso aclarar: «Es difícil saber cómo actuar en ese momento. Lo que pasó en Niza nunca me había pasado en mi carrera. Quiero elogiar la actitud del árbitro que luego de los incidentes nos juntó para decirnos que no veía garantías de seguridad para terminar el partido».

Fuente: Directv Sports