Juan Cala, jugador del Cádiz a quien Mouctar Diakhaby, del Valencia, acusó de haberle dedicado insultos racistas, ha tildado de “falsas” las afirmaciones del central ché y ha asegurad que todo es un “circo mediático”. “Yo jamás le dije eso. Lo único que le dije fue que se había equivocado, que no le había dicho eso, nada más. He estado en cuatro ligas distintas (España, Grecia, Gales y China), con compañeros de todos los orígenes y todos los colores, y jamás he tenido un problema en este sentido”, ha subrayado.

El futbolista, que ha asegurado que emprenderá acciones legales contra todos aquellos que lo han sometido a un “linchamiento público”, también ha respondido a Diakhaby, que ha afirmado que un jugador del Cádiz acudió al vestuario del Valencia preguntando si regresarían al campo en caso de que Cala se disculpara.

“Que diga el nombre del jugador del Cádiz al que se refiere. Y si lo hace, yo dejo el fútbol ahora mismo”, ha subrayado Cala, que ha insistido en que “lo que quiero es que se investigue y aclare todo. Porque en el fútbol español no hay racismo”.

“O Diakhaby se lo ha inventado o ha entendido otra cosa cuando le digo ‘déjame en paz’. Todo se hubiera solucionado si hubiéramos hablado, pero la situación se convirtió en un circo enseguida. Si llego a intentar hablar con él, 20 personas me lo hubieran impedido. ¿Amenazas? He recibido muchas a través de las redes, son gente que se esconde detrás de un perfil”, ha revelado.

Tras anunciar que denunciará al presidente del Valencia por el video en el que le acusaba de racista “sin ninguna prueba” (“de haberla tenido debería haber acudido al juzgado de guardia”), ha insistido en su inocencia: “Se me acusa de algo que no soy. Estoy en estado de shock. Nadie del Valencia me dice nada allí, al menos preguntarme… Llevo cuatro ligas diferentes y 12 años de profesional. He estado con asiáticos, africanos… Ahí está la hemeroteca. No tengo que demostrar que no soy lo que dice”.

También se ha ofrecido a colaborar en la confección de un protocolo contra el racismo. Y ha afirmado que fue el presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno, quien le convenció de no salir hasta este martes ante los medios. “Pasé la noche sin dormir y estoy en estado de ‘shock’”, ha rematado.

“Nadie se merece este linchamiento”

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO