Sebastian Coltescu, culpable de los hechos polémicos ocurridos ayer en el escándalo que acabó suspendiendo el partido entre el PSG y el Basaksehir, dio su versión de los hechos a su familia tras lo acontecido. El revuelo post-partido ha llegado a todas partes en el mundo del deporte, especialmente en redes sociales.

El protagonista de los hechos, aun así, no ha dudado en pronunciarse al respecto y defenderse por lo sucedido, aunque de momento solo lo ha hecho a través de una llamada telefónica con su familia que ha podido recoger ProSport.

Coltescu trató de sincerarse con los suyos y explicar cómo se sentía: “Solo trato de ser bueno. No voy a leer ningún sitio de prensa estos días. ¡Cualquiera que me conozca sabe que no soy racista! Al menos, eso espero”, confesó.

El medio francés europe1.fr contactó con Ovidiu Hategan, el árbitro principal de la contienda, quién tuvo que guardar silencio tras lo sucedido: “No podemos hacer ninguna declaración, primero debemos hablar con la UEFA. Normalmente, te respondería, pero esta noche no puedo. Evidentemente, estamos desolados, pero respeten nuestro silencio y entiendan la situación”, explicó.

El partido se reanudará hoy a las 12h55 desde el minuto 14 con otra terna arbitral, el marcador estaba 0-0.

FUENTE: MARCA.