Este fin de semana, el mundo entero estuvo colmado de homenajes a Diego Armando Maradona, quien falleció el miércoles a los 60 años. Camisetas con la N°10, flores, banderas, brazaletes negros y cabezas gachas. Sin embargo, una jugadora de fútbol femenino no quiso ser parte del tributo y expresó su descontento.

Se trata de Paula Dapena, futbolista de 24 años del Viajes Interrías FF, quien en el minuto de silencio en memoria del de Villa Fiorito, optó por sentarse y ponerse de espaldas. Ocurrió el sábado en un amistoso que significó la derrota de su equipo ante Deportivo La Coruña por un resultado que, creer o reventa, resultó más que llamativo: 10-0.

«Mis compañeras me miraron y se reían, porque sabían que no me lo iba a guardar», aseguró la joven en PontevedraViva. Y agregó: «Hace unos días, en el Día por la eliminación de la violencia de género no se hicieron estos gestos y si por las víctimas no se guardó un minuto de silencio, no estoy dispuesta a hacerlo por un abusador».

Además, Dapena, quien rápidamente sufrió una oleada de críticas en las redes sociales, sostuvo: «Para ser jugador hay que ser primero persona y tener valores más allá de habilidades como las que tenía él, que sabemos que eran cualidades y dotes futbolísticas espectaculares».

TOMADO DE TyC SPORTS