Europa asiste a una tormenta de goles sin comparación esta temporada. Las principales competiciones están reflejando cifras goleadoras récord, como ocurre en la Serie A o la Premier. En la Champions, también. En la jornada que marcó la semana europea se registraron 61 goles entre los 16 encuentros disputados. Es decir, una media de 3,8 por encuentro. Sólo una vez, en la primera jornada de la temporada 2000/2001, hubo más goles: 63.

No hay duda de que la tendencia goleadora se ha disparado en el fútbol actual y jugadores como Lewandowski, Haaland, Diogo Jota, Rahford o Morata lo están aprovechando en la Champions. Promediar más de un gol por partido es algo que sólo había estado al alcance de Messi o Cristiano en temporadas atrás. Ahora es mucho más factible para el resto.

Relacionado:  Dani Alves: "Hicimos 80 minutos increíbles pero nos sobraron 10"

Hay varias teorías que explican el tremendo boom goleador que está viviendo Europa. Una de ellas es la falta de público, lo que resta tensión en general al futbolista y en particular a defensas y porteros. Se están viendo muchos errores groseros por falta de intensidad. El portero del Ferencvaros regaló dos goles a Dybala en esta jornada y Upamecano, un central contrastado, tuvo un fallo terrible en el gol del PSG y luego cometió un penalti. Son sólo ejemplos.

Más riesgo en la salida, más presión alta

También hay quien cree que el estilo de juego puede influir. Un reciente estudio de la UEFA reflejó que cada vez hay más clubes que quieren sacar el balón jugado desde atrás. Eso conlleva riesgos y fallos, porque las presión alta está sirviendo para tratar de contrarrestarlo. Hasta equipos como el Inter de Conte o la Juventus de Pirlo se han adaptado a ese plan, en algunos casos con errores flagrantes como el de Ashraf en Valdevebas ante el Madrid.

Relacionado:  (VIDEO) ¡GOLEADA DEL SEVILLA! Triplete de Ben Yedder en Champions

Por último, la presencia del VAR también tiene su influencia. Cada vez son más los penaltis que se pitan por revisión. Sólo en los ocho partidos del miércoles hubo seis penaltis señalados, a casi uno por partido. El tema de las manos multiplica el número de infracciones en el área. Cualquier mano en defensa se considera ahora penalti y eso se ha traducido en más goles. Es la nueva tendencia en Europa. Goles, goles y más goles. Así funciona el fútbol hoy en día.

TOMADO DE DIARIO AS