La ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, pidió que el delantero brasileño Robinho, condenado en Italia por violencia sexual, vaya a prisión de manera urgente.

"Cárcel inmediatamente, no tengo más que decir. Aún cabe recurso, pero la filtración de los audios… ¿Qué más quieren? Cárcel. Ningún violador puede ser aplaudido", declaró Alves. La semana pasada, Robinho, exjugador de Real Madrid, Manchester City y Milán, entre otros, vio frustrado su fichaje por el Santos, el club brasileño donde se formó, tras las presiones de los patrocinadores por la condena de nueve años de prisión que pesa en su contra.

El delantero de 36 años fue sentenciado en 2017 por un tribunal de Milán por su supuesta participación en una violación colectiva a una joven de origen albanés de 23 años. El suceso ocurrió en 2013 en una discoteca de la ciudad italiana. Robinho asegura que es inocente y que el sexo fue consentido.

Relacionado:  Son sobre su servicio militar: "No podría decir todo lo que hice, pero lo disfruté”

"¿El tipo quiere volver al campo para posar como un héroe?", se preguntó la ministra Damares, que ejerce como pastora evangélica, para luego elogiar la decisión del Santos que, después de intentar sumarlo al plantel, acabó por rescindir el contrato del exjugador de la selección brasileña.

En medio de toda esa polémica, el portal ‘GloboEsporte’ publicó las transcripciones de los pinchazos telefónicos que usó la Justicia italiana para condenar a Robinho, en los que el futbolista afirmó que el caso no le importaba porque "la mujer estaba completamente borracha". "La sensación de aquello me provocó náuseas, ganas de vomitar. Fue fatal leer lo que leí de un jugador de su porte", indicó la ministra.

Relacionado:  Un “francotirador y un dardo con anestesia” para parar a Messi

"Ese es un delito que no merece ninguna consideración al violador. No tenemos que hacer concesiones con este tipo de crímenes. Tiene que cumplir la pena establecida, o allí o aquí, inmediatamente", completó.

No obstante, la condena dictada por la Justicia italiana no es firme y cabe recurso, por lo que Robinho aún no puede ir preso. Además, la Constitución prohíbe la extradición de brasileños natos, aunque las autoridades de ambos países podrían llegar a un acuerdo para el cumplimiento de la pena en territorio brasileño.