Ni Memphis Depay ni Eric García se sumarán al equipo culé y el entrenador deberá conformarse con lo que tiene.

Ronald Koeman apenas dirigió tres partidos oficiales en Barcelona y ya ha sumado su primeras preocupaciones. El entrenador le pidió dos cosas a la junta directiva de Josep Maria Bartomeu: reforzar la zaga central y la llegada de un delantero tras la salida de Luis Suárez. Pero, tras el cierre del mercado este lunes, se quedó con las manos vacías en las dos posiciones.

En la defensa, el neerlandés quedará con solo dos centrales a disposición -Gerard Piqué y Clément Lenglet- y uno en el filial -Ronald Araújo-, porque no confía en Samuel Umtiti. El refuerzo que esperaba el entrenador y que buscaba el club era Eric García, y habría hecho al menos cuatro ofertas para ello, según informó Marca. Pero ante la inconformidad de Manchester City, se rompieron las negociaciones y Koeman se quedó sin el defensor de 19 años formado en La Masia.

En el sector ofensivo, el club blaugrana se desprendió de Luis Suárez y esperaba concretar la incorporación de Memphis Depay, al que Olympique de Lyon quería vender y que contaba con el acuerdo absoluto con el jugador tras la intervención del entrenador culé.

Sin embargo, el delantero neerlandés tampoco llegará a la Ciudad Condal, luego de que Barcelona no pudiera hacer efectiva la salida de Ousmane Dembélé en las últimas horas de mercado.

La falta de los refuerzos que precisaba el entrenador llevará a una resolución improvisada y que pondrá a prueba a Koeman en su primera temporada con el equipo culé.

Fuente: Directv Sports

Comunicación Social - Editor en Studio Fútbol - CM de @studiofutbolweb en Instagram