Arturo Vidal se cruzó con Ciro Immobile del conjunto local y quedó en el piso. Cuando el chileno lo fue a buscar para levantarlo, se llevó una sorpresa.

Manotazo a la cara que tenía la clara intención de golpear de lleno al rival, por lo que el árbitro no dudó en sacar la roja.

Relacionado:  Arturo Vidal en el 'ojo del huracán' por escándalo en Alemania