José Mourinho ha querido jugar con la prudencia en la rueda de prensa previa al partido de Europa League ante el Lokomotiv y, consciente de que la operación de Gareth Bale está cerca de cerrarse, ha preferido no comentar acerca de la situación del galés. “No hablo de jugadores que son de otros equipos”, ha sentenciado el portugués, que, tras quererle en el Bernabéu durante su etapa en el Real Madrid, podría tenerle por fin a sus órdenes en el Nuevo White Hart Lane.

Traté de ficharlo durante mi etapa en el Real Madrid pero no fue posible mientras estuve allí. El presidente siguió mi consejo y, la temporada que me fui, trajo a Gareth al club. Eso no es ningún secreto y Gareth lo sabe”, explicó el de Setúbal en la rueda de prensa telemática ofrecida por el club londinense. Hasta ahí, Mourinho se defendió de todos los intentos por sacarle algún guiño más hacia el galés, y, respetuoso hacia la entidad del Bernabéu, aseguró que “Bale es jugador del Real Madrid”.

Relacionado:  Salah habría sido ofrecido al Barça

Sin embargo, también dejó abierta la puerta en una declaración más enigmática: “Un equipo es como un puzzle, y, cuando llega un nuevo fichaje para completarlo, es muy bueno para el conjunto. Quedan tres semanas de mercado abierto en ambas direcciones, y en el fútbol siempre tienes que estar preparado para que pase algo. Vamos a ver qué pasa con nosotros”.

Además, el técnico aseguró que no le “gusta empezar las temporadas con mercados de fichajes abiertos”, pues “un jugador puede jugar un día para un club y dos días más tarde enfrentarse a él”. “No está bien pero es lo hay”, añadió resignado. La derrota ante el Everton en el estreno en la Premier League ha disparado, de paso, algunas alarmas dentro de los spurs, pero él, consciente de que aún es pronto, ha asegurado que eso no ha motivado el acudir al mercado.

Relacionado:  ¡Tienen al elegido! Gareth Bale ocupará el lugar de Cristiano

Ese día, además, se pudo producir un cisma entre el entrenador y el resto del vestuario, pues, además de decir que la presión de los jugadores fue “perezosa”, se pudo ver a Dele Alli, con el que había tenido buena relación, marchándose enfadado del campo por su sustitución. “Dele es un tipo muy educado, muy calmado e incluso introspectivo. Creo que la forma en que reaccionó fue muy típica de él, callada y quizás un poco triste. Es un buen chico, muy educado y nunca he visto de él, conmigo ni con nadie en el club, una reacción muy dura”, intentó zanjar.

TOMADO DE DIARIO AS