Quique Setién se sentía más cómodo con sus vacas en Liencres, el pueblo de 3.500 habitantes a orillas del Cantábrico donde residía, que entre las ‘vacas sagradas’ del vestuario azulgrana. “Parece que le ha venido un poco grande, no todo el mundo está preparado para aguantar la presión de un club como el FC Barcelona”, lamentaban después del partido en un corrillo de directivos. El cambio de Griezmann en el minuto 90 fue la confirmación de que el entrenador está perdido, entregado, incómodo y arrepentido. Porque indudablemente la intención del técnico nunca fue humillar al francés, no había en su decisión la voluntad de regocijarse ante una situación tan dolorosa, creyó sinceramente que Griezmann era la menos sagrada de las vacas y por tanto, la más fácil de sacrificar para evitar otra bronca como la que vivió en Vigo.

Antoine llegó como un Príncipe y en pocos meses le rebajaron de condición hasta sentirse un vasallo. Quique Setién sólo firmó la sentencia que otros habían redactado antes. Sí, le ha venido algo grande el Barça a Quique Setién . A él y a Sarabia , más noticia por alguna sobreactuación que por complementar el trabajo del entrenador. Al segundo de Setién algunos le llaman en el vestuario ‘el notas’. Seguro que su intención al atraer el foco era buena, aligerar de presión a un equipo más débil psicológicamente hablando de lo que se creen. Pero equivocó las formas. Así que sólo queda esperar, porque vestuarios con más problemas han levantado una Champions.

Relacionado:  Solskjaer estalla contra Raiola: "Pogba es nuestro, no suyo"

En el club son conscientes de que Setién ha resultado ser “algo flojo ante la máxima presión”. Nada que objetar a su persona, es un tipo sensacional, educado, con ideas futbolísticas que se adecuan a la filosofía del Barça. Pero ha caído ante la inercia del vestuario.

Sí tiene claro el club que Griezmann es un futbolista importante y que van a intentar recuperarlo. Por el francés preguntaron Manchester United y City, gusta mucho en la Premier. Molestó en el entorno del jugador que un intermediario intentara colocar en la operación Lautaro a Griezmann cuando el club blaugrana mantiene que el francés no va a entrar en ningún trueque y que el deseo es que Griezmann sea uno de los futbolistas importantes.

“Lamentablemente, Antoine llegó a Barcelona con un sueño y la realidad es que ese sueño no se está cumpliendo”, se lamentaba un alto ejecutivo del club. “Pero es un chico tan excepcional que no se queja. Ya has visto, ni una mala cara, ni un mal gesto…”. Así que la intención del club es defender a Griezmann y esperar que la tristeza con la que ha vivido las últimas horas no le haga rendirse.

Relacionado:  Renovaron el vestuario del Barça: Iniesta sigue ahí

Setién querría estar ahora en su pueblo, entre esas vacas que sólo contemplan la vida pasar, relajado. Y ahí está, sintiéndose el hombre más malvado del mundo cuando su intención no fue humillar a Griezmann . Él sólo quería sumar un día mas como entrenador del Barça esperando que una genialidad de Messi diera tranquilidad al entorno.

Las alineaciones de Setién son sumas de jugadores a los que no puede dejar en el banquillo más Riqui Puig , que entra por el aclamación popular. Pero quizás, sólo quizás, Quiqu e se habrá sentido tan mal estas últimas horas que decida acabar su contrato tomando decisiones que se alejan de la vida contemplativa en un pueblo de Cantabria. Quizá, sólo quizá, Quique y Sarabideciden que se acabaron los privilegios adquiridos y las vacas sagradas. Griezmann merece pastar a sus anchas en el césped del Camp.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO