Mundo Deportivo informó ya la pasada semana, el martes 26, que en el FC Barcelona había plena seguridad de que Leo Messi continuaría la próxima temporada y que no ejecutaría la cláusula que tenía en su contrato para marcharse gratis un año antes de su finalización en 2021. Quedaban unos días para que expirara el plazo y, como ha podido confirmar este diario, el límite vencía ayer, 31 de mayo. Por tanto, por si alguien tenía alguna mínima duda, algo que no ocurría en ningún estamento del Barça, el capitán azulgrana continuará como mínimo la próxima campaña. El siguiente paso será la ampliación de su vínculo con el club azulgrana dada la predisposición de ambas partes para que acabe su carrera profesional en el Camp Nou.

Relacionado:  Falcao García dejaría el Mónaco de Henry y suena para el fútbol de China

Como ha venido informando MD, la confianza era máxima y más teniendo en cuenta los constantes contactos entre Messi y el presidente Josep Maria Bartomeu y el CEO Òscar Grau durante el confinamiento por el coronavirus. El capitán ha estado al frente de las conversaciones con el club como máximo representante del vestuario junto con Sergio Busquets, Sergi Roberto y Gerard Piqué para alcanzar un acuerdo sobre la rebaja salarial. Messi y sus compañeros estuvieron siempre predispuestos para ayudar al club en una situación delicada ante la millonaria pérdida de ingresos por la paralización de la actividad.

Relacionado:  Óscar Córdoba: “Esta Selección le quedó grande a Messi...Fue a caminar, nada más"

Su compromiso ha sido máximo siempre y Leo piensa en presente y también en futuro. No en vano, el ‘10’ azulgrana se mojó alabando a Lautaro Martínez y avalando su fichaje. Su compatriota y delantero del Inter es el principal objetivo del club para la próxima campaña y el Barça sabe que Messi considera que tiene mucha calidad para alcanzar los títulos deseados.

Nunca ha habido temor a que Leo recurriera a la cláusula de escape. No había pista alguna. De haberlo hecho, habría avisado con mucho tiempo para dar margen al club para actuar. Por tanto, queda Messi para rato vestido de azulgrana. Los culés seguirán siendo unos privilegiados.

Fuente: Directv Sports