Deibert Frans Roman Guzmán es el primer futbolista fallecido por COVID-19. El boliviano, de 25 años y actualmente en las filas del club universitario de Beni, falleció a principios de semana víctima del coronavirus según han podido confirmar fuentes federativas. La tragedia del futbolista es aún mayor, pues su padre y su tío, con quienes compartía residencia, también habrían fallecido víctimas de la enfermedad.

Relacionado:  PESE AL COVID-19: Autorizaron las serenatas en Ecuador por el Día de la Madre

Guzmán hizo carrera en las categorías inferiores de la selección boliviana y estuvo cerca de fichar por el Nacional Potosí, pero fue finalmente rechazado. Llegó a jugar en Segunda división en el Universitario de Trinidad y actualmente jugaba en un club menor.

Según informa la prensa local, el futbolista compartía domicilio en el barrio de Paititi con su padre, Belisario Roman, el ex presidente del club, y su tío Luis Carmelo Román, gerente del Deportivo Perejique, que también habrían fallecido víctimas de la misma enfermedad.

Relacionado:  Cavani estudia “muchas opciones” para su futuro

"La Federación Boliviana de Fútbol expresa sus más sinceras condolencias a los amigos y a la familia de Deibert Roman Guzmán, y le pedimos a Dios fortaleza en estos momentos difíciles", señaló Ángel Suárez, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, a través de un comunicado.

FUENTE: MARCA.