Consciente de que Lautaro Martínez acabará firmando por el Barça más tarde o más temprano, el Inter de Milán está preocupado por la situación del delantero argentino. A la espera de que se retome la Serie A, aún sin fecha fijada, “La Gazzetta dello Sport” explica en su edición de este martes que el club ‘neroazurro’ su inquietud por ver cómo afrontará las 13 jornadas que restan para completar el campeonato italiano, con el Inter aún con opciones de disputar el título a Juve -pese a que está a nueve puntos- y la Lazio -que tiene a ocho-.

A la inactividad por la pandemia del coronavirus, que ya conlleva un riesgo de lesión, en el caso de Latuaro se le suma el verse expuesto y ser el centro de atención por las negociaciones a convertirse en jugador del Barça la próxima temporada. Una situación que incomoda al Inter, que quiere anteponer sus intereses en la Serie A antes de pensar en el traspaso del argentino.

Relacionado:  (VIDEO) Fiorentina sorprendió y venció a Juventus

El mismo rotativo detalla que el propio Lautaro puede sufrir un estado de preocupación, por un lado porque quiere rendir hasta el último día con el Inter, pero por el otro, de forma legítima, por la intranquilidad que le genera que Inter Barça no hayan alcanzado ya un acuerdo por su traspaso, mientras él ya ha dado su OK al club azulgrana.

La Gazzetta informa que aún no hay acuerdo entre los clubs, después de que el Inter se negara a validar el ofrecimiento del Barça de 50 millones, más dos jugadores -que podrían ser Arturo Vidal Junior Firpo-. La situación vivida por la pandemia del Covid-19 ha dificultado gestionar un acuerdo entre ambas entidades, principalmente por las crisis económica sobrevenida en todo el fútbol, pese a que el Barça ya había mostrado su intención de hacerse con Lautaro el pasado mes de enero. Además, también ha dificultado la situación el hecho de que no haya habido competición, pues el foco en las negociaciones se ha acentuado mucho más.

Relacionado:  (VIDEO) METE PRESIÓN: La Roma ganó de visita en el Calcio

Por otro lado, tampoco es baladí que Lautaro solo tenga 22 años, algo que puede añadir más dificultades para gestionar una situación con la presión que requiere esta y ver cuál será su respuesta cuando le toque volver a jugar con el Inter.

Asimismo, los clubs también corren un riesgo dado que si el futbolista se lesiona durante este retorno a la competición las negociaciones podrían verse también afectadas. En este sentido, Antonio Conte, que ha conseguido que su Inter se sustente con la dupla Lautaro-Lukaku, también tiene una papeleta a la hora de gestionar la situación del delantero argentino.El técnico no quiere verse condicionados por las negociaciones del club, pero habrá que ver cómo acaba actuando y si consigue que Lautaro no tenga en la cabeza al Barça hasta que se concrete su traspaso y acabe la actual temporada.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO